¿Estamos siendo solidarios?

¿Estoy ayudando lo suficiente? La situación actual nos ha llevado a una serie de reflexiones. 

La situación actual nos ha llevado a una serie de reflexiones a nivel personal, familiar, social y como país de si realmente la solidaridad (definida como el apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles) nos sacará a todos adelante. 

Y es que hemos comenzado a escuchar y a leer sobre conceptos como éste (empatía o compasión), todos valores o actos que parecieran lo suficientemente humanos para que se genere un entendimiento universal. 

Nos pueden invadir preguntas como ¿estoy ayudando lo suficiente? ¿necesita realmente la gente el tipo de ayuda que yo les proveo? ¿si no tengo suficiente dinero, entonces no puedo ayudar? Reflexiones personales que se pueden generar desde el miedo, el desconocimiento o desde nuestras propias interpretaciones.  

Imaginamos cosas complejas, pero podemos ser solidarios desde las acciones más sencillas: 

• En ocasiones tendemos a interpretar mal un gesto. Por ejemplo, alguien muestra una señal de cansancio y asumimos que está dirigida exclusivamente hacia nosotros. Recordemos que ahora mismo cada quién está tratando de manejar su situación de la mejor manera y probablemente nosotros no tengamos nada que ver con ese mal gesto. Seamos comprensivos y devolvamos una sonrisa. 

• Si tienes conocidos que han decidido limitar su consumo de información sobre la pandemia, respetemos su decisión y apoyémosla. Por supuesto que podemos hablar de la pandemia, pero con otras personas, a quienes les resulte enriquecedor discutir sobre el tema. 

Ahora pensemos de manera consciente en nuestros actos más recientes, y no olvides que la solidaridad habita también en los gestos más pequeños.    

Edith Velarde 

Psicóloga Clínica 

Comments are closed.

Menu