CÓMO LOGRAR QUE APRUEBEN SU IDEA

De: HBR.org

Cuando tiene una propuesta de la que está convencido, es fácil suponer que será fácil lograr que la aprueben. Si usted ve lo grandiosa que es la idea, ¿por qué no lo verían los demás? Sin embargo, el que un auditorio acepte una propuesta suele depender menos de la idea que de la forma en que usted la presenta. El estilo puede ser tan importante como la substancia. Muchas veces, todo lo que tendrá es una oportunidad frente a su jefe, el comité ejecutivo o cualquier grupo que decidirá el destino de su idea.

He aquí cinco formas en las que puede darle una posibilidad real a su propuesta:

  1. FORME ALIANZAS DESDE EL INICIO:

Antes de que presente una idea, solicite la aprobación, ya que es bueno ponerla a prueba con quienes son responsables de dar la luz verde. Esto también puede revelar problemas desde una etapa temprana del proceso. Una vez que ha probado las aguas, puede organizar reuniones más formales con partes interesadas, para pedirles su apoyo. Estas reuniones construyen el respaldo necesario para su idea. Demuéstreles a esas personas que usted está en interesado en sus opiniones y en que lo ayuden a mejorar y expandir su idea, ya que ellos podrían observar en ella algo que usted no detectó.

  1. PREPARE, PREPARE, PREPARE:

El cómo responda a preguntas y preocupaciones puede determinar su éxito o fracaso. Muestre confianza, de forma que las personas confíen en que su recomendación es buena. Analice de antemano qué preocupaciones podría tener su auditorio. En su libro “Buy-In: Saving Your Good Idea From Getting Shot Down,” John Kotter y Lorne Whitehead plantean las cuatro estrategias básicas que más a menudo usan las personas para derribar una idea:

— Aplazar la decisión, para que esencialmente se atrase hasta la muerte.
— Crear confusión con una lluvia de preguntas o detalles innecesarios.
— Alimentar ansiedades o miedos irracionales.
— Atacarlo personalmente.

Kotter y Whitehead sugieren desarrollar respuestas concisas y honestas a cada una de estas tácticas. Al hacerlo por adelantado, desarrolla su confianza y puede evitar el sentirse ansioso o enojado cuando las personas desafíen su idea.

  1. POSICIÓNELA PARA SU AUDITORIO:

¿Cómo beneficiará su idea al auditorio? Dele forma a su presentación para que se refiera directamente a esos beneficios y la forma en que su audiencia los cosecharía. Al hacerlo, crea una mentalidad positiva respecto a su idea o propuesta.

  1. MANTÉNGALO SIMPLE:

Enfóquese en uno o dos puntos principales y evite tratar de demostrar lo mucho que sabe. Sea prudente en cuanto a qué tantos datos y análisis plantea. Presentaciones excesivamente detalladas pueden distraer a su auditorio y ocasionar que se le acabe el tiempo. Incluso si el público le pide más detalles, sea austero.

  1. RESPONDA PREGUNTAS CON CONFIANZA:

No se moleste en tratar de descubrir las motivaciones de quienes le preguntan. Enfóquese en responder de manera tan simple y directa como sea posible – sin importar lo agresiva, humillante o tonta que pueda parecer la pregunta. Si recibe una pregunta que está fuera de tema o potencialmente descarrillaría el diálogo, brinde una respuesta que esté vagamente relacionada con la pregunta pero que regrese confiadamente al público hacia su argumento principal.

Amy Gallo es una editora que contribuye con Harvard Business Review y es autora de “HBR Guide to Dealing With Conflict at Work.”

Distribuido por: The New York Times Licensing Group

c.2019 Harvard Business School Publishing Corp.

Comments are closed.

Menu