Cómo tener una difícil conversación intercultural

Melissa Hahn y Andy Molinsky

De: hbr.org

La mayoría de nosotros no disfrutamos el tener conversaciones difíciles -pero cuando involucran a alguien de nuestra cultura, usualmente podemos depender de suposiciones básicas en común acerca de cómo debería ser esa interacción. Sin embargo, cuando éstas son con alguien de una cultura diferente, nuestra tarea se vuelve mucho más complicada.

Para manejar esas conversaciones, ayuda entender las cuatro trampas más comunes de la comunicación, y el peligro que presenta cada una de ellas.

— ENFOCARSE EN EL ASUNTO VS. LA CONSTRUCCIÓN DE RELACIONES:
En algunos países, como los Estados Unidos, las personas ven a las conversaciones como una oportunidad de intercambiar información. Los participantes esperan que el otro vaya al grano rápidamente.
Sin embargo, en países como México, las conversaciones son una oportunidad para mejorar la relación. Aquí, los participantes esperan que la interacción se centre en cultivar la buena voluntad y reforzar la interdependencia.

El peligro aquí es que alguien de un país orientado a las tareas podría enfocarse tanto en el problema inmediato, que la persona del país orientado a las relaciones acabe sintiéndose devaluada. Por otro lado, la persona del país orientado a las relaciones podría tratar tanto de evitar hacer olas, que su contraparte suponga que no hay problema.

— COMUNICACIÓN DIRECTA VS. COMUNICACIÓN INDIRECTA:
En países como Alemania, es una señal de respeto y de profesionalismo el hablar claramente y no dejar espacio para malas interpretaciones.
Sin embargo, en países como Japón, las personas prefieren comunicarse de forma indirecta. Para evitar dañar una relación u ocasionar que alguien quede mal, las personas enfocan los problemas a través de señales sutiles, referencias vagas o generalidades.

El peligro aquí es que la persona de una cultura directa podría parecer insensible y mal educada, mientras que la persona de la cultura indirecta podría parecer dispersa.

— CONTEXTO BAJO VS. CONTEXTO ALTO:
En países como Canadá, el mensaje de una conversación se contiene primariamente en las palabras exactas que se mencionaron.
En otros países, como Corea del Sur, los participantes de una conversación buscan significado en diferentes frecuencias. No sólo leen entre comillas y ponen atención a la parte emocional del mensaje, sino que también le dan significado al entorno de la conversación, al estatus de las relaciones entre las partes y el más amplio contexto organizacional y social.
El peligro aquí es que alguien de una cultura de poco contexto podría pensar que está comunicando una declaración específica, pero la persona que le oye podría inferir mensajes involuntarios. Del otro lado, una persona de una cultura de alto contexto podría pensar que está presentando significados matizados, pero la contraparte podría sólo escuchar las palabras que él dice.

— INFORMALIDAD VS. FORMALIDAD:
En países como Australia, donde las personas son generalmente relajadas, podrían tratar de diluir la atención al enfocarse a la conversación sin aspavientos.
Sin embargo, en otros países, como Polonia, las personas esperan que el grado de ceremonia vaya de acuerdo a la gravedad del tema.
El peligro aquí es que alguien de una cultura informal podría involuntariamente parecer como si no le importara lo suficiente como para hacer un esfuerzo, o podría inadvertidamente socavar la conversación. Al mismo tiempo, la persona de una cultura más formal podría, sin quererlo, aumentar el peso de la discusión y hacerle creer a su contraparte que la situación es más grave de lo que originalmente se pensó.

Tener una conversación difícil con alguien de otra cultura puede ser peligroso. Entonces ¿qué puede hacer?
— Considere la conversación, e identifique los lugares donde estas trampas podrían atraparlo.
— Tome en cuenta lo que usted sabe acerca de la otra persona y de su cultura. Haga algo de investigación, de ser necesario.
— Busque formas en que puede conectar con el estilo de comunicación de la persona.
— Enfóquese en la trampa que importe más para su conversación en particular.

(Melissa Hahn es la autora del libro infantil intercultural “Luminarias Light the Way.
” Andy Molinsky es profesor en la Brandeis International Business School.)

Distribuido por: The New York Times Licensing Group

Comments are closed.

Menu