¿Realmente puede impulsar a una organización con amor?

HAPPINESS
Durante siglos hemos escuchado acerca del poder y la virtud del amor. El amor es una piedra angular de la mayoría de las religiones y tradiciones espirituales. Los psicólogos destacan su importancia para el florecimiento humano. Los artistas y filósofos exploran sus profundidades.
Considerando esto, he aquí una pregunta: ¿si básicamente cada persona en el planeta cree que el amor es central para el bienestar, ¿Por qué escuchamos tan poco al respecto en el contexto laboral? Parece que hemos acordado colectivamente que este “bien” universal de algún modo no es apropiado en el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo activo.
La buena noticia es que el amor no está tan ausente nuestras organizaciones como uno podría pensar.
He aquí algunas observaciones y sugerencias acerca del amor y el trabajo, basadas en nuestra investigación sobre una variedad de organizaciones.
— EL AMOR NO ES ARCO IRIS Y MARIPOSAS: La expresión del amor en el trabajo muchas veces puede ser rigurosa y desafiante. El amor se trata acerca de estar cómodos con el conflicto y las conversaciones difíciles. Amor no significa conformidad, confluencia o un esclavizante o hipócrita compromiso hacia la armonía.
— SE EXPRESA HACIA LOS COLEGAS, PROVEEDORES E INCLUSO EL PLANETA: El amor se expresa en múltiples niveles del sistema empresarial: hacia un colega, dentro de los equipos, dentro de la compañía entera a través de prácticas de recursos humanos y algunas veces con las partes interesadas fuera de la organización. Creemos que el amor es un antídoto muy necesario para muchos de los desafíos que enfrentan nuestras comunidades y el planeta.
— EL AMOR SE EXPRESA CON MAYOR FACILIDAD EN NEGOCIOS FAMILIARES O DIRIGIDOS POR SUS FUNDADORES Y EN EL EJÉRCITO: Los negocios familiares, los dirigidos por sus fundadores y el ejército, son los lugares de trabajo con referencias más frecuentes (y mayor comodidad) hacia el amor. En una organización más grande, usted quizá necesite comenzar en esferas de influencia más pequeñas, como su equipo, en lugar de esperar o desear que la organización entera cambie.
— LA DUDA Y LA AMBIVALENCIA SON TOTALMENTE NORMALES: Nos damos cuenta que hablar acerca de amor no es la norma. Si usted está interesado en este tema, sepa que choca con la narrativa general alrededor de los negocios. Por esta razón, requiere una gran valentía dirigir a partir del amor. Es un acto de liderazgo, sin importar cuál sea su posición formal en una organización.
— SIEMPRE ESTÁ AHÍ -SÓLO NECESITAMOS PONER ATENCIÓN: Lo grandioso acerca del amor es que siempre está presente. Sólo necesitamos calibrarnos para descubrirlo. En el momento que lo hacemos, lo vemos. La presencia del amor es evidente a lo largo de un típico día laboral -muchas veces en las pequeñas interacciones, que fácilmente podrían ser omitidas.
El amor no es algo ajeno ni está fuera de lugar en estas organizaciones. Como líder, como colega, como proveedor de bienes y servicios, comprométase a expresar amor en el trabajo. Al hacerlo, se estará alineando con una filosofía que yace en el corazón de todas las enseñanzas de una vida bien vivida.
(Duncan Coombe es profesor adjunto de comportamiento organizacional y liderazgo en la IMD Business School.)

¿Realmente puede impulsar a una organización con amor?
BC-HBR-WAKE-UP-CALL-STARTUP-NYTSF
Duncan Coombe
© 2016 Harvard Business School Publishing Corp.
De: hbr.org
Distribuido por: The New York Times Licensing Group

Comments are closed.

Menu