Las dos cosas que están matando su habilidad de enfocarse

Yo solía despertar, revisar mi teléfono e inmediatamente quedar perdido en una marea de notificaciones sin sentido. Esta neblina digital continuaba a lo largo del día, evitando que realizara tareas importantes. Mientras me movía a través de jornadas laborales divididas por reuniones, era distraído, ansioso e inefectivo como líder. Sabía que debía cambiar, pero parecía no poder liberarme de los comportamientos que me tenían encerrado en el mismo ciclo.
Éste problema no es inusual. Los ejecutivos alrededor del mundo tropiezan a lo largo de cada día de forma muy similar. Dos grandes desafíos están destruyendo nuestra habilidad de enfocarnos.

Primero, estamos cada vez más abrumados con distracciones provenientes de diversos dispositivos conectados. El uso de teléfonos inteligentes y tabletas electrónicas se está elevando, y ahora usamos medios digitales un promedio de 12 horas al día. Este estado híper conectado no nos permite procesar, recargar y reenfocar.
Segundo, dependemos excesivamente de reuniones como la forma estándar de interactuar con otras personas en el trabajo. Los estudios indican que pasamos de un 35% a un 55% de nuestro tiempo en juntas. Si queremos mantenernos enfocados en actividades verdaderamente significativas, algo tiene que cambiar.

Para mantenerse enfocado y efectivo en el trabajo, pruebe estas cinco prácticas:

— PRACTIQUE LA PLENITUD DE CONCIENCIA:
Cuando se despierte, en lugar de rodar inmediatamente a revisar el correo electrónico en su teléfono, comience a probar una sencilla práctica de plenitud de conciencia. Esto puede ser cualquier cosa, desde dar algunas respiraciones profundas en silencio, hasta meditar durante 20 minutos.

— AGENDE SUS PROPIAS TAREAS:
Tome ventaja de los ritmos naturales de su cuerpo. Enfóquese en tareas complejas y creativas durante la mañana, estas cosas tenderán a ser aquellas que realice individualmente o junto con dos o tres personas. Empuje todas las demás reuniones hacia la tarde.

— LIMPIE:
Mantener un entorno de trabajo limpio, tanto física como digitalmente, es esencial para su habilidad de mantenerse enfocado. En el trabajo, ponga todo en un cajón. Cree folders en su computadora de escritorio y mantenga sólo las 8 o 12 aplicaciones más importantes en su pantalla de inicio. Apague todas las notificaciones innecesarias.

— REDUZCA LAS REUNIONES:
Limite el número de personas en cualquier reunión a ocho o menos, exceptuando el caso de una junta meramente informativa. Asegúrese de que cada reunión resulte en puntos a realizar, una línea de tiempo y una persona designada para asegurarse de que se lleve a cabo cada uno de ellos.

— PRESERVE LAS DEFENSAS:
Cambiar de tareas y contextos es difícil para el cerebro humano en cualquier momento, y esta habilidad se degrada con el paso del día. Por ello, si usted quiere evitar la pérdida de tiempo y el agotamiento, añada espacios de amortiguamiento entre cada reunión. Por cada 45 a 60 minutos que usted pasa en una junta, asegúrese de tomar 15 minutos o más para procesar, reflexionar y priorizar.
Mantenerse enfocado en el trabajo no es fácil, pero es alcanzable. Estas técnicas lo ayudarán a mantenerse en las tareas, lograr lo que importa y disfrutar más a lo largo del día.

(William Treseder es un socio fundador en BMNT, una consultora de resolución de problemas en Silicon Valley.)

William Treseder
© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.
Distribuido por: The New York Times Licensing Group

Comments are closed.

Menu